Un biberón lleno de vida

 

Según cita la OMS (Organización Mundial de la Salud), aproximadamente un 45% de las defunciones infantiles se asocian directamente a la desnutrición. La alimentación del lactante es fundamental para la supervivencia infantil. Además, una alimentación óptima facilita el crecimiento y un desarrollo saludable.

Hoy, el cambio climático y los conflictos violentos suponen los dos grandes factores que provocan el hambre en el mundo. Recientemente, la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) ha publicado un informe mundial en el que revela la tendencia actual hacia un agravamiento del problema a nivel global. Millones de personas lo padecen con intensidad, sufriendo muerte, enfermedad y reducción drástica de la calidad de vida. Hoy, unos 815 millones de personas que pasan hambre, lo que supone un 11% de la población mundial. Y esta lacra se ceba especialmente en los más vulnerables: los niños. Casi la mitad de las muertes de menores de 5 años se deben a la desnutrición. Son millones de niños que mueren cada año. Si la situación mundial no se revierte, hasta 2030 serán 167 millones los niños que vivirán en la pobreza extrema, y 69 millones de menores de 5 años morirán a causa del hambre.

En Fundación Juan Bonal, somos sensibles al estado mundial de la infancia, trabajamos en el "Microprograma, un biberón lleno de vida", una iniciativa fácil, rápida y accesible para que, por un pequeño importe económico, puedas participar de forma directa en la nutrición de lactantes atendidos por las misioneras de la Congregación de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana.

Este Microprograma quiere salvar vidas, evitando que los niños mueran por no poder acceder a la más mínima nutrición. Ayúdanos a dar soporte y mantenimiento a todos los centros y misiones en que las Hermanas de la Caridad de Santa Ana ofrecen alimento a bebés y niños que, de otro modo, perderían la vida. Desde solo 1€, puedes colaborar para llevar un biberón lleno de vida a menores que viven entre la pobreza y el hambre. Cada biberón, cada día, es una vida que logramos salvar. No permitamos que sigan muriendo en un abandono absoluto: ayúdanos a alimentarles.












Elige la periodicidad de tu aportación.
En las siguientes pantallas podrás decidir el importe de tu colaboración en este Micro-Programa...

Colabora desde hoy