Cultivos que alimentan

El hambre persiste en nuestro planeta a pesar de la existencia de recursos suficientes. La causa es la falta de oportunidades de ingresos y de producción para la población pobre y a la ausencia de unas medidas de protección social eficaces, pero la experiencia de los países que han conseguido reducir el hambre y la malnutrición muestra que el crecimiento económico generado por la agricultura, especialmente por el sector en pequeña escala, es como mínimo el doble de eficaz a la hora de beneficiar a la población más pobre que el crecimiento generado por los sectores ajenos a la agricultura. Se necesitan mecanismos de financiación que fomenten la adopción de prácticas y tecnologías agrícolas sostenibles a largo plazo.
 

Este microprograma diseñado por Fundación Juan Bonal lucha contra la lacra más cruel y deshumanizadora del planeta: el hambre. A través de la creación de cultivos sostenibles, podemos garantizar la adecuada nutrición de muchas comunidades que sufren la carencia total de recursos y que, de otro modo, verían cómo sus integrantes padecen la agonía del hambre, especialmente los niños, más vulnerables todavía. Desde sólo 1€, puedes colaborar para generar espacios de agricultura sostenible que alimentarán a estas personas y salvarán, literalmente, muchas vidas. Ayúdanos a lograr que la agricultura destierre para siempre al hambre de nuestro mundo.


Elige la periodicidad de tu aportación.
En las siguientes pantallas podrás decidir el importe de tu colaboración en este Micro-Programa..

Colabora desde hoy